FECHAR
FECHAR
23 de agosto de 2016
Voltar

PPP para enfrentar la crisis hídrica

Sistema Productor São Lourenço, prometido para 2017, se debe mejorar la oferta de agua para la Región Metropolitana de São Paulo y aliviar la presión sobre el Sistema Cantareira

El año 2015 sin duda quedará en la historia reciente como un alerta sobre el poder de reacción de la Naturaleza, frente a las constantes agresiones impuestas por el hombre. El Brasil enfrentó  una fuerte caída de los índices pluviométricos, que puso la operación de varias plantas hidroeléctricas en riesgo, además de reducir y en algunos casos, eliminar la capacidad de los recursos hídricos de los sistemas de abastecimiento de las ciudades. Esto ocurrió, por ejemplo, con el Sistema Cantareira, el mayor de la Región Metropolitana de São Paulo, responsable por la atención de 5,3 millones de personas de las Zonas Norte, Central y parte de las Zonas Este y Oeste de la capital. El sistema está formado por los ríos Jaguari, Jacareí, Cachoeria, Atibainha y Juqueri (Paiva Castro). Durante el año pasado, el sistema Cantareira alcanzó la cuota del volumen muerto y sólo en este año llegó a recuperarse, obligando  la población a adoptar una serie de medidas restrictivas y exigiendo del gobierno estatal y de la Compañía de Saneamiento Básico del Estado de São Paulo (Sabesp) inversiones para reducir la dependencia del sistema de Cantareira.

La principal apuesta del gobierno de São Paulo para reducir la dependencia del Sistema Cantareira está en la conclusión del mega proyecto São Lourenço, el nuevo sistema de producción de agua, con capacidad para tratar hasta 6,4 m3/s y atender a cerca de 2 millones de habitantes de la región oeste de São Paulo, además de otras áreas de hoy abastecidas por otros sistemas. Realizada en régimen de Asociación Público-Privada (PPP), la obra de São Lourenço fue iniciada en 2014 y su finalización estaba prevista para el año 2018. Pero el gobierno del estado y el consorcio a cargo de aceleraron las obras para anticipar el inicio de la operación en seis meses, o sea, ya en 2017. Para la construcción del sistema están siendo invertidos R$ 2,21 mil millones por el socio privado, que es el Sistema Productor de São Lourenço, cuyos accionistas son las empresas constructoras Andrade Gutierrez y Camargo Corrêa. El contrato de PPP tiene un plazo previsto de 25 años. El sistema va a capturar 4,7 mil litros por segundo en la cascada de França, en Ibiúna. Existe además la posibilidad de ampliación de esta oferta para 6,4 mil litros por segundo, cantidad suficiente para abastecer a más de 500 mil personas.

Son 29 emplazamientos de obras en total. Uno de los tramos más críticos está en el primer paso por abajo de la autopista Raposo Tavares, ya finalizada, por donde pasará tubería de agua tratada. Además del paso completado, el sistema ya cuenta con la excavación del segundo paso, también por debajo de la autopista, que se inició en el mes de marzo. En ella pasará una subaductora que atenderá el barrio Atalaia, en Cotia, municipio de la Región Metropolitana de São Paulo.

Otra etapa importante que está en marcha es el montaje de tres depósitos (los más grandes de Sabesp), en la Estación de Tratamiento de Agua (ETA) de Vargem Grande, con capacidad para almacenar 25 millones de litros de agua bruta cada uno. En el lugar también se construirá un reservorio de concreto, que va a almacenar 20 millones de litros de agua tratada. Otros dos depósitos metálicos, con capacidad para almacenar 30 millones de litros de agua, serán montados en Itapevi.

El transporte de esa agua hasta los sectores de abastecimiento, a su vez, se realiza por medio de dos estaciones de bombeo y de nuevas aductoras y subaductoras que van a conectar el São Lourenço al sistema ya existente.