FECHAR
FECHAR
21 de maio de 2016
Voltar

El sector de prefabricados pasa por un período de ajuste

Las industrias del sector disminuyeron su capacidad de producción, adaptando la productividad de acuerdo con la reducción de la demanda del mercado

Hasta 2012 el sector de prefabricados de hormigón creció. Sus años de mayor relevancia fueron los cinco anteriores a ese, cuando el incremento superó la tasa media de 10 %. Para 2013, la expectativa era positiva, así como para los años posteriores. Pero no fue lo que sucedió, como muestra el sondeo más reciente de la Facultad Getúlio Vargas (FGV),publicada en el Anuario de 2015 de la Asociación Brasileña de la Construcción Industrializada de Hormigón (Abcic).

El estudio evalúa datos de 2014, cuando la producción de prefabricados llegó a 1,03 millones de metros cúbicos, respetando la reducción de 3,2 % en relación con el año anterior. En 2015 el número fue indudablemente menor aún, señala Íria Doniak, presidenta de Abcic, y para este año las proyecciones tampoco son positivas.

En el sondeo de la FGV, que debe presentar los resultados consolidados de 2015 recién en el segundo semestre de este año, se encuentra el contrapunto de que la producción de la industria de prefabricados de hormigón cayó menos que la de otros mercados del sector. Finalmente, el índice elaborado por la propia institución que mide la cadena de materiales de construcción como un todo presentó una caída de casi 6 % (prácticamente el doble del prefabricado) en este período.

Así como ocurrió en todo el sector de la construcción, también hubo una reducción de la capacidad de producción instalada en la industria de prefabricados, que pasó de 1,678 millones de m³/año en 2013 a 1,635 millones m³/año en 2014. Ello, asimismo, demuestra que el sector trabaja ajustando la productividad casi instantáneamente y en la misma medida en que se reduce la demanda.

Concentración y oportunidades

A pesar de la reducción general en el mercado de prefabricados, la producción medida en las empresas mayores del sector, que fabrican más de 100 000 m³, crecióun promedio de 7,7%. Las menores de la cadena, con producción de hasta 10 000 m³,también crecieron, lo que indica que las dos puntas de la cadena productiva sufrieron menos.

Por tanto, fueron las empresas de tamaño medio (de 100 a 500 empleados y que representan el 61 % del sector) las responsables de la caída general de las cifras de 2014.

Resultado en escala

La caída de la producción refleja el menor consumo de cemento en este mercado, cerrado, 10,7 % menor que el registrado el año anterior, llegando a 379 300 toneladas anuales. Sin embargo, el estudio deja claro que el menor consumo de cemento no está totalmente relacionado con la baja del mercado, pues hubo cambios en el proceso tecnológico que llevaron a las empresas a reducir el uso del insumo mientras ampliaban el consumo de acero en 12,56 % el mismo año.

Exactamente: el perfil de cambio tecnológico en la producción del prefabricado de hormigón ha favorecido directamente la demanda de acero, que es el principal competidor del prefabricado de hormigón cuando se produce en forma de perfiles y se utiliza como estructura de edificaciones. Ese, claro, no es el mismo uso creciente relatado por la FGV, que involucra específicamente los trenzados, hilos y barras de acero.

En relación a 2013, la producción de hormigón armado –que utiliza más acero– aumentó, pasando de 40,5% a casi 45% de la representatividad de las piezas prefabricadas producidas en Brasil. Por lo tanto, el sondeo muestra que el hormigón pretensado viene perdiendo espacio, a pesar de que continúa constituyendo la mayoría de los 1,03 millones de m³ producidos por las empresas de prefabricados asociados a Abcic en 2014.

Las inversiones realizadas en 2014 y la previsión de inversiones para los años siguientes también cayeron en la industria de prefabricados de hormigón. Mientras que en 2013 las empresas entrevistadas indicaban su intención de invertir hasta 15, 5 % más al año siguiente, en 2014 esta expectativa quedó, en medio, en cero.