FECHAR
FECHAR
21 de maio de 2016
Voltar

El acero se destaca en la arquitectura del Mañana

Considerado como el nuevo hitode la historia de la construcción metálica en Brasil, el Museo del Mañanareafirma las ventajas del acero como elemento estructural en la construcción civil: levedad, flexibilidad, ahorro, rapidez en la ejecución del proyecto, reducción del impacto ambiental, optimización de la cantera y reducción de la mano de obra, entre otros. Con obras iniciadas a fines de 2011 y concluidas en noviembre de 2015 como parte del plan de reurbanización de Porto Maravilha, en la región portuaria de Río de Janeiro, la más nueva tarjeta postal de Río de Janeiro fue proyectada por el célebre arquitecto catalán Santiago Calatrava. Para el proyecto, se habría inspirado en el dibujo de las bromelias, plantas nativas de la Mata Atlántica, que conoció en el Jardín Botánico de Río de Janeiro.

Ubicado en un área de 33 000 m2, rodeadopor las aguas de la bahía de Guanabara, donde quedaba el antiguo Pier Mauá, en el centro de Río, el museo cuenta con un área construida de aproximadamente 18240m2y costó cerca deR$ 215 millones. El emprendimiento, resultado de una asociación público-privada (PPP), fue financiado en parte por el Banco Santander, que invirtió R$ 65 millones en el proyecto, y tienea la Fundación Roberto Marinho como curador.

El proyecto estructural fue firmado por el ingeniero Flávio D’Alambert, desarrollando y gestionandoel proyecto del estudio brasileño Ruy Rezende Arquitetura. Del paisajismo se ocupó el estudio carioca Burle Marx e Cia. Otros33 estudios brindaron asesoría y realizaron proyectos complementarios, lo que da una idea de la complejidad del emprendimiento. “La compatibilización fue compleja, y por ello el proyecto fue desarrollado en BIM”, cuenta Fabíola Amaral, arquitecta del a Compañía de Desarrollo Urbano de la Región del Puerto de Río de Janeiro (CDURP), que supervisa las obras.

Desafíos monumentales

Uno de los grandes desafíos de la ejecución del Museo del Mañana fue su tamaño monumental: 338,34 m de largo y 20,85 m de altura. El edificio tiene dos pisos destinados al público, construidos en hormigón, que abrigan el área de exposición de 6 000 m2, auditorio con 400 lugares, tienda, restaurante, café, espacios educativos ytaquilla, además de una entreplanta y una galería con las áreas técnicas y subsuelo de servicio. La capacidad estimada de visitantes es de 11 500 por día, conun máximo de 2 300 personas a la vez.

Otro gran desafío del proyecto fue la construcción de su cobertura metálica, apoyada sobre la estructura monolítica de hormigón del edificio, construida de perfiles que cambian de posición según la incidencia solar, lo que permite una mayor penetración de la luz natural en el interior del edificio y su captación por la usina fotovoltaica instalada en la cima. Esta estructura metálica, que pesa cerca de 4000 toneladas, se asemeja a un casco de navío invertido y se encuentra definida por una reja estructural triangular simétrica, tramada entre dos líneas geométricas rectas externas. Estas líneas corren a lo largo de 340 metros de largo de un extremo a otro: 205 metros mide el largo del cuerpo del edificio y altura de 17 metros.

La cobertura sobrepasa el cuerpo del edificio, en los extremos norte y sur, formando marquesinas con grandes voladizos sobre las fachadas frontal (70 metros de largo) y posterior (65 metros), de cara a la bahía de Guanabara.