FECHAR
FECHAR
29 de agosto de 2017
Voltar

Corriendo contra el reloj

El Informe de la Encuesta y Análisis de Mercado del ITC muestras que a pesar de la crisis, investimentos en áreas de infraestructura y comerciales tuvieron mejor rendimiento que el área inmobiliaria

 

Eses últimos dos años fueron duros para la economía brasileña. Después de volar en un cielo de general de brigada, aprovechando los efectos de una economía en crecimiento, fue necesario parar súbitamente y se ajustar a la nueva realidad del país, que no ahorró ningún sector y llevó un grande número de empresas para el túmulo.

Por eso, la lectura del Informe de Encuesta y Análisis de Mercado de ITC 2017 trae algunas sorpresas. Él muestra que el sector de infraestructura, incluido en el segmento Comercial, recibió un volumen considerable de recursos en comparación a las inversiones de los segmentos Industrial y Residencial. Se destaca el volumen de recursos destinados a las obras de autopistas, comerciales y turismo, lo que a principio puede señalizar para la continuidad de inversiones que estaban ya en marcha o aun la fuerte participación de inversionistas extranjeros en estas áreas, teniendo a la vista el corte de inversiones públicos en todos los sectores de infraestructura del país.

En el segmento Industrial, el destaque se mantuvo con el área de Energía y Saneamiento Básico, que viene revelando una recuperación como polo de atracción de inversiones. La cuenta más dura de la crisis está siendo paga por el campo del Residencial, por detrás de las inversiones, lo que se justifica por la fuerte queda en el poder adquisitivo general de la población. Pero 2018 está ahí, y la economía corre en contra el tiempo en la búsqueda de resultados concretos de recuperación.


Comercial

El comparativo del 1er semestre de 2017 por segmento revela un desempeño bueno del segmento de Obras Comerciales, que involucra obras de infraestructura. Sorprendió el número de obras de Autopistas, con 563 obras del total, seguido por los Emprendimientos Comerciales, con 461 obras, y Turismo con 331. Las inversiones en el segmento fueron próximo de los US$ 500 billones, con el mayor volumen de inversiones direccionado a las obras de Autopistas, con US$ 75 billones, y para el sector de Hídricas con US$ 18 billones. En el área construida, los Emprendimientos Comerciales sumaron más de 6 millones de metros cuadrados.


Industrial

El segmento Industrial, por su vez, identificó 1224 obras en el periodo con destaque especial, en números de obras, para el segmento de Energía con 494 obras, apuntando aun la fuerte demanda de recursos para ese sector. El área de Saneamiento Básico contó con 186 inversiones y al área de Consumo, 156 obras en el total. Con destaque al volumen de inversiones direccionado al sector de Alimentos y bebidas, seguido de los sectores de Petróleo y Afines y Agro-Industrial, con 31 y 23 billones de dólares respectivamente.


Residencial

El segmento Residencial sufrió una fuerte caída en lo relativo al volumen de las inversiones, que llegaron a los US$ 20 billones, con un rendimiento bien inferior en comparación a los segmentos Comercial e Industrial. Al total fueron evaluadas 3931 obras, siendo que los edificios residenciales tuvieron el mayor número de emprendimientos, con 3678 obras. En el área construida fueron más de 48 millones de metros cuadrados. La región Sudeste continúa liderando 3.792 obras (con 52% del total), seguido de la región Sur con 1.522 obras (21%), el Norte/Nordeste con 1.429 obras (20%) y Centro-Oeste con 621 obras (7%).