FECHAR
FECHAR
22 de setembro de 2016
Voltar

Brasil, clave de desarrollo

Fabricante mundial de manipuladores telescópicos inaugura la primera fábrica en el país, con la mirada puesta en los beneficios del FINAME y en los mercados agrícola,  de construcción y de minería

El Grupo Manitou, uno de los principales fabricantes mundiales de máquinas para el manejo de materiales, comienza a construir su historia en Brasil, con la inauguración de una planta fabril ubicada en Vinhedo, en el interior de São Paulo. La inauguración, realizada el 24 de agosto, trajo a nuestro país a los principales ejecutivos internacionales del grupo: Michel Denis, presidente y primer ejecutivo de la empresa, Francois Piffard, vicepresidente de Ventas y Marketing del Manitou Group; Fernando Mira, presidente de División DHA (Material Handling & Access), Marco Iotti, director gerente, y Nicolas Beaunieux, VP/ Oficina de Gestión de Proyectos, además de Marcelo Bracco, director de Operaciones en Brasil. Juntos explicaron su interés por el mercado brasileño, a pesar de la recesión actual.

“Hoy estamos mirando al mercado brasileño, el cual sin duda sufrió una fuerte caída en todos los sectores. Pero reconocemos el potencial de Brasil apenas pase este momento económico –un potencial muy grande–. Brasil es clave para el desarrollo de Manitou”, señaló Denis. Piffard comparó el proceso de implantación en Brasil con el avance del grupo en el mercado ruso, realizado de manera paulatina y hoy totalmente consolidado. E hizo hincapié también en las buenas proyecciones en el área de agricultura mecanizada, segmento en que la empresa tiene amplio liderazgo en Europa, pero que en Brasil se encuentra todavía inexplorado. El grupo actúa en tres segmentos principales: Construcción (41 %), Agricultura (34 %) e Industria (25 %), con un portafolio de máquinas como carretillas elevadoras, minicargadoras y plataformas de trabajo aéreo.

“Hoy, el principal mercado de esa área es Europa, con una agricultura totalmente mecanizada. Tenemos grandes perspectivas para Brasil, que tiene una agricultura muy fuerte, pero donde este proceso todavía ni siquiera comenzó”, señaló. Piffard destacó asimismo el hecho de que en Brasil se construyó la 9. ª planta del grupo, la primera de América Latina –junto a Francia, que tiene cuatro fábricas; Estados Unidos, con tres fábricas; Italia, con una fábrica–, mientras que Rusia todavía no cuenta con ninguna fábrica. “Ello demuestra lo importante que Brasil es para nosotros. Nos centramos en el mercado brasileño. Claro que eventualmente podemos atender a otros países de América Latina, pero nuestro objetivo es crecer en Brasil”, enfatizó.